Avda. Pais Valencià 17 2ºB. Vinaròs
de lunes a viernes de
9:30 a 14:00 y de 15:30 a 20:00

Cáncer Oral


El cáncer también puede aparecer en la boca.

El cáncer oral es uno de los dos tipos de cáncer más frecuente que aparecen en la región de cabeza y cuello.

Son más frecuentes en hombres que en mujeres, aunque en los últimos años esta diferencia ha disminuido.

Puede afectar a cualquier edad, pero es más frecuente en mayores de 60 años.

La lengua es la zona con más frecuencia, aunque puede afectar a cualquier parte de la boca.

Anatomía zona orofaríngea

Factores de riesgo del cáncer oral.

El tabaco y el alcohol son los principales de riesgo.

tabaco

Otros factores:

  • Exposición prolongada al sol (cáncer en labios).
  • Virus del Papiloma Humano (VPH).
  • Higiene bucal deficiente.
  • Dieta y nutrición deficientes.
  • Roce continuado de algún elemento en la boca.

Cómo prevenir el cáncer oral.

Llevar un estilo de vida saludable, libre de tabaco y alcohol, disminuye significativamente el riesgo de padecer cáncer oral.

Mujer a punto de morder una manzana

El consumo de frutas y verduras y una buena higiene oral actúa como mecanismo de protección frente al cáncer.

Detección del cáncer oral.

La detección precoz del cáncer oral aumenta las probabilidades de curación. La mortalidad del cáncer oral es alta y el tratamiento es complicado cuando se detecta en estadios avanzados.

Realizar una autoexploración de forma periódica para detectar cualquier alteración.

Ante la aparición de cualquier lesión que no cure en más de 7-15 días, consulte a su dentista.

Con frecuencia el dentista es la primera persona que detecta lesiones cancerosas o precancerosas. Las revisiones periódicas ayudarán a un diagnóstico precoz.

Signos y síntomas del cáncer oral.

Las personas con cáncer oral u orofaríngeo pueden tener los siguientes síntomas o signos.

  • Una llaga en la boca o en el labio que no cura es el síntoma más frecuente.
  • Mancha roja o blanca en las encías, la lengua, las amígdalas o el revestimiento de la boca.
  • Nódulo en el labio, la boca, el cuello o la garganta o en la mejilla.
  • Dolor de garganta persistente o sensación de algo atorado en la garganta.
  • Ronquera o cambio en la voz.
  • Adormecimiento de la boca o la lengua.
  • Dolor o sangrado en la boca.
  • Dificultad para masticar, tragar, o mover la mandíbula o la lengua.
  • Dolor de oído y/o mandíbula.
  • Mal aliento crónico.
  • Cambios en la forma de hablar.
  • Pérdida de piezas dentales o dolor de dientes o muelas.
  • Dentaduras postizas que ya no encajan.
  • Pérdida de peso sin explicación.
  • Fatiga.
  • Pérdida del apetito, en especial cuando es prolongada; esto puede suceder durante los estadios más avanzados de la enfermedad.