Avda. Pais Valencià 17 2ºB. Vinaròs
de lunes a viernes de
9:30 a 14:00 y de 15:30 a 20:00

Enfermedad periodontal


¿Qué es la enfermedad periodontal?

¿Qué síntomas puedo tener si tengo enfermedad periodontal?

¿Cúal es la causa de la enfermedad periodontal?

Factores de riesgo

¿Cómo se trata?

¿Cómo se previene?

Advertencias fundamentales

¿Qué es la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal (EP) es una infección causada por bacterias que se introducen debajo de la encía provocando su inflamación.

Esta situación llamada gingivitis se complica en algunas personas, ya que la encía se separa del diente formándose las bolsas periodontales. Esto permite que las bacterias lleguen al hueso que sujenta al diente y lo destruyan. Cuando esto sucede hablamos de periodontitis y si no se pone remedio, el diente se puede perder porque ya no tiene soporte.

estadios de salud periodoncia

En algunos casos la enfermedad no evoluciona formando bolsas, sino que la encía se retrae dejando al descubierto parte de la raíz del diente, originando lo que se llaman recesiones localizadas.

¿Qué síntomas puedo tener si tengo enfermedad periodontal?

1. Sangrado de las encías: Las encías sangran al comer o cepillarse los dientes o de forma espontánea. Es un signo muy importante de enfermedad periodontal.

2. Sensibilidad dentaria

3. Movilidad: La pérdida de la encía y del hueso provoca que los dientes se muevan.

4. Mal aliento: En muchos casos el mal aliento o halitosis está originado por una infección en las encías.

5. Espacios interdentales: Al perder soporte óseo los dientes se descolocan y se separan.

6. Dientes largos. Es típico que las personas que sufren EP aprecien los dientes más largos, causado por una reducción de la encía y el hueso que sujeta a los mismos.

fotografía oral de un estudio periodontal

Si identifica cualquiera de estos síntomas en usted, familiares o amigos, no dude en advertirles que pueden sufrir enfermedad periodontal, un proceso que cuando antes se trate, más fácil de controlar.

¿Cúal es la causa de la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal está causada por la placa bacteriana, que es el conjunto de bacterias presentes en la superficie de los dientes y de las encías. De ahí la importancia fundamental de la higiene oral personal, dirigida a eliminar la placa bacteriana que continuamente se forma y deposita sobre los dientes.

Existe una cierta predisposición genética, aparentemente hereditaria, de padecimiento de la periodontitis, ligada a algunas deficiencias del sistema inmunitario (dicho popularmente, « de las defensas») específico contra dichas bacterias.

Factores de riesgo.

Factores genéticos: existen variaciones genéticas que favorecen que exista una enfermedad más agresiva.

El mal control de placa: sin una correcta técnica de cepillado que elimine los depósitos bacterianos de dientes y encías, el control de la periodontitis no es posible.

• El tabaco es un conocido factor agravante de la enfermedad periodontal, por lo que el fumar conlleva una respuesta peor a los tratamientos, y un mayor riesgo de agravamiento de su evolución normal y de reactivación de la enfermedad.

Estrés: el estrés puede disminuir las defensas del paciente, haciéndolo más susceptible a padecer la enfermedad.

Enfermedades generales: la diabetes mal controlada o situaciones de baja de defensas del organismo, pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedad periodontal.

¿Cómo se trata?

Tras realizar una historia médica del paciente se efectúa una exploración y estudio de cada caso periodontal mediante una serie de pruebas específicas, como son un sondaje de la encía, varias radiografías, fotografías, y en ocasiones, toma de muestra microbiológica.

historia clínica periodontograma estudio radiológico toma de muestra microbiológica periodontal

Así se establece un diagnóstico preciso, determinando qué tipo de infección tiene el paciente y qué tratamiento será el más oportuno, a saber:

(i) eliminar los irritantes que retienen la placa bacteriana, como desbordamientos (salientes) de obturaciones («empastes») y coronas («fundas»), que deben ser corregidos;

(ii) eliminar los depósitos de placa bacteriana y de cálculo («sarro») situados por encima y por debajo del borde de la encía, mediante un procedimiento de descontaminación periodontal denominado raspado

(iii) alisar las raíces para reducir la tendencia a acumular placa y cálculo, y

(iv) cuando las medidas anteriores no son suficientes, realizar algunas correcciones quirúrgicas de defectos.

(v) Desgraciadamente, a veces no existe más posible tratamiento que la extracción de uno más dientes, para evitar la propagación de la enfermedad o eliminar la sintomatología de dientes muy afectados.

(vi) Además, para poder controlar y frenar la evolución de la enfermedad periodontal es imprescindible, aparte de una cuidadosa higiene oral personal, la realización de visitas periódicas de control y mantenimiento al dentista (cada 2-6 meses), consistentes en profilaxis (limpiezas) y ocasionales raspados de las irregularidades que los depósitos microbianos provocan en las superficies de las raíces.
Esta fase es casi más importante que el tratamiento y debe ser cumplida rigurosamente por el paciente, ya que es la única forma de garantizar el éxito a largo plazo del tratamiento.

¿Cómo se previene?

La mejor forma de impedir que esta enfermedad aparezca, o que una vez establecida evolucione destruyendo soporte óseo, es la prevención. Es conveniente acudir al dentista con regularidad o cuando se detecte algún signo de alarma, como inflamación en la encía o movilidad dentaria.

También es muy importante controlar y actuar sobre los factores de riesgo que influyen en la evolución de la enfermedad como son la higiene bucal, el tabaco y el estrés.

Advertencias fundamentales.

• No nos cansaremos de repetirle que su colaboración personal en el mantenimiento inactivo de su enfermedad periodontal es tan importante que no le recomendamos empezar ningún tratamiento clínico si no está dispuesto a implicarse activamente en su propio cuidado personal.

• Le recordamos, igualmente, que todas las enfermedades crónicas son susceptibles de reactivarse en un determinado momento, y que cuando, como la enfermedad periodontal, son poco sintomáticos, los nuevos brotes pueden pasarle inadvertidos.

• Le insistimos en que los mantenimientos y las revisiones periodontales van dirigidos a disminuir este riesgo, así como a diagnosticarlo y tratarlo precozmente en caso de que ocurriera.