Avda. Pais Valencià 17 2ºB. Vinaròs
de lunes a viernes de
9:30 a 14:00 y de 15:30 a 20:00

Patología destructiva de los dientes y su restauración


Los dientes pueden destruirse por diferentes causas:

  • Caries
  • Desgastes crónicos
  • Fracturas dentarias

• Caries

La caries es una enfermedad causada por microbios que se alimentan de los restos alimenticios acumulados en las bocas con deficiente higiene. De estos restos, los más importantes son los carbohidratos (sobre todo, azúcares refinados), a partir de los cuales se producen ácidos que desmineralizan los dientes y los hacen presa fácil de otros microbios que degradan y destruyen la estructura debilitada.

Las caries son reversibles mientras la superficie dentaria se mantenga lisa y regular, pero una vez alterada, avanza irremediablemente.

Las mejores maneras de prevenirla son: la higiene oral inmediatamente después de cada comida (o incluso antes, porque así se reduce la cantidad de microbios sobre los dientes), el flúor tópico y el diagnóstico precoz (mediante consulta con el dentista antes de que se inicien las manifestaciones dolorosas).

• Desgastes crónicos

Pueden deberse a:

  1. Causas mecánicas:
    • Atricción fisiológica: es el desgaste producido por la masticación.
    • Atricción patológica: desgaste por el apretamiento o el rechinamiento de los dientes.
    • Abrasión: desgaste por fuerzas no masticadoras, como, por ejemplo, el cepillado dental intempestivo.
  2. Causas químicas: la erosión o desgaste por acción de ácidos, como el jugo gástrico o el abuso de cítricos y bebidas carbonatadas.
  3. Causas desconocidas: como la abfracción o milólisis, consistente en unas lesiones en los cuellos de los dientes a manera de sacabocados, progresivas e inevitables, relacionadas al parecer con debilidad del esmalte y con alteraciones en la oclusión o «engranaje» de los dientes.

• Fracturas dentarias

Según la situación e importancia pueden ser restaurables o irrecuperables (necesitándose la extracción dentaria).

¿Cómo se diagnostica las caries y los desgastes?

Muchas veces las caries se observan a simple vista, si bien otras, especialmente las situadas entre dientes adyacentes, permanecen y progresan de manera inadvertida durante mucho tiempo, hasta que, cuando ya están avanzadas, ocasionan una cierta sensibilidad al frío, a los dulces o ácidos, causan una súbita rotura de las zonas debilitadas o se presentan con un gran dolor y/o con un flemón.

Las atricciones, abrasiones y erosiones, una vez desarrolladas, también suelen verse fácilmente, aunque en sus inicios suelen resultarle inadvertidas al paciente, y su diagnóstico requiere exploración por un dentista.

Las milólisis o abfracciones suelen debutar con una sensibilidad exagerada, incluso dolorosa, al simple contacto del cepillo dental o de una uña sobre el cuello del diente (zona del diente vecina de la encía, donde se une la corona con la raíz), sin que se objetive desperfecto anatómico.