Avda. Pais Valencià 17 2ºB. Vinaròs
de lunes a viernes de
9:30 a 14:00 y de 15:30 a 20:00

Pérdidas dentarias


Al no reponer un diente extraído, se produce una serie de movimientos dentales en cascada.

Cuando no se reponen los dientes extraídos, se suele producir una migración de los dientes adyacentes hacia el espacio libre y un crecimiento o extrusión del antagonista que mordía contra el extraído.

El grado de estos desplazamientos es variable, pero puede llegar a ser muy pronunciado. Las migraciones consisten en una inclinación, con lo que la forma de las arcadas se modifica y con ello la eficacia masticatoria (ver vídeo más abajo)

De estas migraciones pueden derivarse, con el tiempo:

Defectos de la intercuspidación o « engranaje » de los dientes, que pueden limitar la masticación y provocar unas dolencias de las articulaciones de la mandíbula y del cuello, que se acompañan de mareos: es el llamado síndrome disfuncional (o dolor-disfunción) cráneo-mandibular o témporo-mandibular.

• Además, si con las migraciones de los dientes adyacentes el espacio estrechado no llega a cerrarse del todo puede resultar muy problemática, incluso imposible, una adecuada reposición protética.

• Lo mismo ocurre cuando algún diente de la arcada contraria, extruido, se inmiscuye y ocupa parte de la altura del espacio correspondiente al diente extraído.

• Un mayor riesgo de caries en los contactos de los dientes adyacentes al extraído con los dientes vecinos, porque al aflojarse los puntos de contacto, hay tendencia a la penetración y retención (empaquetamiento) entre dichos dientes de restos alimenticios, que sirven de alimento a los gérmenes causantes de caries.

• También se produce un mayor riesgo de caries en el diente antagonista extruido y en los dos que contactan con él, porque se desacoplan sus puntos de contacto normales y se favorece el empaquetamiento de alimentos entre ellos.