Avda. Pais Valencià 17 2ºB. Vinaròs
de lunes a viernes de
9:30 a 14:00 y de 15:30 a 20:00

Cirugía periapical


¿Qué es la cirugía periapical y cuál es su finalidad?

¿En qué consiste el tratamiento?

Limitaciones del tratamiento..

¿Qué es la cirugía periapical y cuál es su finalidad?

Las técnicas de cirugía periapical tienen como finalidad la limpieza quirúrgica del ápice dentario (extremo de la raíz) y la eliminación de cualquier tipo de tejido de origen infeccioso y/o inflamatorio crónico presente en la zona, para procurar su curación por medio de tejidos sanos y cicatriciales.

La existencia de estos tejidos inflamatorios o quísticos crónicos no implica que la endodoncia previa, en caso de existir, esté defectuosamente realizada, ya que pueden tener naturaleza residual de la patología previa a la endodoncia, o deberse a anormalidades anatómicas en el sistema de conductos de la raíz (que puede ser tortuosos, múltiples e ininstrumentables), o tener naturaleza quística (que requiere extirpación quirúrgica).

¿En qué consiste el tratamiento?

Básicamente la técnica consta de los siguientes pasos:

anestesia

incisión y despegamiento de la encía

apertura de una ventana en el hueso, para acceder a la punta de la raíz dentaria afectada

exploración de la zona, sección y extirpación del ápice de la raíz (apicectomía), legrado quirúrgico y eliminación de los tejidos inflamatorios de la oquedad

sellado del conducto o conductos radicular(es) en la superficie cortada de la raíz (obturación “a retro”)

eventualmente, relleno de la cavidad ósea con materiales naturales o aloplásticos apropiados, y

reposición y sutura de la encía.

En ocasiones se requiere, además, la re-endodoncia o retratamiento de la conductoterapia del diente afectado. Cuando a juicio del profesional el tejido inflamatorio presente sea llamativo por su cantidad o calidad, se enviará para análisis histológico y descartar otras patologías.

Limitaciones del tratamiento.

Existe un importante riesgo de fracaso de este procedimiento en su finalidad de resolver el proceso patológico periapical, que se puede estimar, a priori en un 30 o 35 % de los casos.

Aunque se puede intentar un retratamiento quirúrgico periapical, la pérdida de longitud de la raíz (que tiene que volver a ser recortada) y, por consiguiente, de la sujeción del diente, puede hacerlo desaconsejable, con la que único recurso sería la exodoncia (extracción del diente) y legrado del alvéolo (lecho óseo donde se alojaba la raíz dentaria).