Avda. Pais Valencià 17 2ºB. Vinaròs
de lunes a viernes de
9:30 a 14:00 y de 15:30 a 20:00

Ortodoncia


¿Cúal es la finalidad del tratamiento de ortodoncia?
Naturaleza del tratamiento.
Limitaciones.
Riesgos probables en condiciones normales.

¿Cúal es la finalidad del tratamiento de ortodoncia?

Los tratamientos ortodóncicos tienen como finalidad:

• La recolocación dentaria.

• En algunos casos, influir sobre el desarrollo de los maxilares (ortopedia dentofacial) para conseguir en el paciente una mejoría de la función y, en lo posible, de la estética.

• A veces, un alineamiento de los dientes para facilitar la colocación de una prótesis o la higiene dental,

• En ocasiones persigue un propósito estético.

Naturaleza del tratamiento.

Para conseguir estos fines existen muchas alternativas técnicas de tratamiento:

• La más habitual es la ortodoncia fija (también con distintas submodalidades)

• Se puede emplear, para casos concretos, ortodoncia removible: placas móviles activas, aparatos ortopédicos bucofaciales, dispositivos flexibles, etc.

• En muchas ocasiones hay que combinar varios de estos tratamientos.

Previamente a decidir el plan de tratamiento, el paciente deberá someterse a una serie de pruebas previas entre las que se incluyen varias radiografías, y puede ser necesario repetirlas a lo largo del tratamiento.

El plan de tratamiento y su duración varía notablemente de un caso a otro. Además, puesto que el tratamiento trascurre durante un tiempo largo y que en ese periodo puede ocurrir una variación imprevisible del crecimiento óseo facial o alguna modificación en la erupción dentaria, en ocasiones puede ser necesario cambiar el plan de tratamiento. Esto puede suponer su mayor duración o incluso requerir en ocasiones la extracción de dientes definitivos para conseguir más espacio o de dientes temporales para controlar la erupción dentaria.

Limitaciones.

El alcance de la ortodoncia no es ilimitado. Los aparatos ortodóncicos removibles no permiten trasladar los dientes dentro de la arcada óseas, sino sólo inclinarlos. Para trasladarlos hace falta la ortodoncia fija, mediante una serie de pasos sucesivos, y en todo caso no suele conseguirse donde se hayan realizado extracciones antiguas y las corticales óseas se hayan fusionado.

Debido a la gran cantidad de factores «poco controlables» que actúan sobre el tratamiento ortodóncico, existe la posibilidad de que el resultado no alcance las expectativas estéticas del paciente. Por ello debería exponerle al dentista, antes de realizar el tratamiento, cuáles son sus expectativas estéticas, a fin de aclarar cuáles son factibles y cuáles no.

Una vez finalizado el tratamiento activo, podrían producirse pequeñas modificaciones en el resultado esperado, o una pequeña recidiva del defecto inicial, debido a factores de desarrollo de los huesos maxilares o de la erupción dentaria. Esta posibilidad es difícilmente previsible pero será menos probable que suceda si se utiliza la aparatología de mantenimiento recomendada y se visite regularmente al profesional.

Riesgos probables en condiciones normales.

• La aparatología empleada puede implicar pequeñas rozaduras y molestias en la boca, sobre todo al activarla. Se requerirá un tiempo para habituarse a llevar la aparatología y comer, hablar y limpiarse los dientes con ella.

• Por las propias fuerzas masticatorias algún elemento se podría despegar y tendría que acudir a su dentista. Es muy importante que siga las indicaciones respecto a hábitos, etc.

• Los aparatos removibles pueden obstaculizar el habla y dificultar la pronunciación de algunos fonemas (sonidos).

• Los aparatos fijos linguales (ortodoncia lingual) también pueden producir rozaduras en la lengua y dificultar el habla.

En el curso del tratamiento pueden aparecer complicaciones más serias que usted debe conocer:

• Si la higiene es deficiente podrían aparecer caries dentales o gingivitis. Por eso, la falta continuada de colaboración por el paciente en este extremo justifica profesionalmente la interrupción unilateral del tratamiento por parte del dentista.

• En muy raras ocasiones, puede ocasionar una reabsorción radicular y obligar a cambiar el plan de tratamiento o a suspenderlo.

• También, aunque raramente, pueden aparecen problemas en la articulación temporomandibular (chasquidos, bloqueos de apertura o del cierre de la boca, dolor delante de la oreja, etc.) coincidentes con el tratamiento ortodóncico, sobre todo si hay patología articular previa o determinados patrones de crecimiento craneofaciales.